Archive for noviembre, 2007

Gabriel Celaya

La poesía se besa con todos

Recordar mal
que es como se recuerdan los poemas de verdad,
confundir y cambiar
es participar, re-crear
y vivir como propia la obra que el poeta
creía que era suya pero sacó a la calle
tan guapa, provocativa, tan joven y descarada
que todos la redecían
y contaban a su modo cómo era
una noche con ella.

Todo poema si vale se transforma en otros labios,
y sólo así, equivocado, vuelve a ser un amor
nuevo y veloz.
El poeta que un día lo sacó a pasear
sólo es uno entre otros muchos
y quizá no el mejor
de cuantos, entre chismes y feliz mala memoria,
recuerdan el amor de esa canción
que cambia de forma
y, putita, me digo: ¿Quién creó?
Pues es diferente según quién la besa
y es para culaquiera, el único amor.

Nacido en Hernani en 1911, Gabriel Celaya es de los poetas más significativos de la poesía de posguerra en nuestro país; una poesía social, comprometida con el entorno y sus problemas.

Cuando era joven, su futuro se convirtió en algo ya conocido de antemano; trabajar en la empresa que había creado su padre. Fue entonces, durante los años que pasó yendo a la Universidad, cuando conoció a otros poetas y comprendió que sería la poesía su razón de ser.

Apareció entonces Tentativas, un libro que para él supuso comienzo y fin de toda su obra. Tentativas es un libro que no puede terminar nunca. Su lema es: atrévete a equivocarte. Si algún día dejamos de buscar y acabamos por querer sino lo que ya somos, será señal de que estamos maduros para la muerte.’

Después,  llegó la verdadera etapa de la poesía que le caracteriza. Una poesía que no es sino de quien la lee y la hace suya, en la que uno habla en nombre de esos que sufren. El yo no tiene valor, sino la colectividad a la que pertenece y a la que se dirige: ‘Nuestra poesía no es nuestra. La hacen a través nuestro mil asistencias, unas veces agradecidas, otras, inadvertidas. Esta es precisamente su misión. No expresarse a sí mismo sino mantenerse fiel a esas voces más vastas que buscan en él la articulación y el verso, la expresión que les de a luz.’

En esta época de su vida, la poesía social estaba en auge, corrían los años cincuenta, y Gabriel abandonó por fin su vida de empresario industrial para dedicarse, junto con Amparitxu, a una colección de poesía, Norte, en la que se traducían al español las obras de importantes poetas extranjeros. En su libro Itinerario Poético, Gabriel nos describe su sensación tras haberse librado de los lazos que lo ataban a su vida anterior: ‘Aunque fueron también los años de multas, cárcel, persecuciones y dificultades económicas, son los que siempre añoraré. Porque entonces parecía que uno servía para algo.’

Para terminar, os dejo otro poema suyo, Biografía, que según él mismo es el poema que hubiera describido mejor su vida.

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: morir.

Espero que os haya gustado. En especial a Eloi, que es el comentarista oficial de este blog. Y perdonad que haya tardado en volver a postear, pero he estado ocupada memorizando (estudiando) estos días. Volveré en breve con cositas nuevas. Hasta entonces,

Versos y Abrazos.

Anuncios

Comments (3)