Archive for septiembre, 2007

Kepa Junkera

Hoy os dejo aquí un vídeo del músico y compositor vasco Kepa Junkera, me da la sensación de que no es excesivamente conocido, pero nunca es tarde si la dicha es buena (yo lo descubrí por mi padre).

La canción se llama Hiri, que en euskera significa ‘ciudad’. Ha obtenido el premio a mejor canción en euskera, y el disco, que se titula igual, fue seleccionado en enero como mejor álbum de World Music en Europa.

El vídeo es precioso, y me ha recordado mucho a mi forma de pasar el tiempo en el autobús o en el tren (aquí todavía no hay metro…) ; observando a todo el que sale y todo el que entra, el movimiento de la ciudad, las luces, los cables, la rapidez… tantas cosas. Es algo que te recuerda que perteneces al mundo, y es una sensación muy agradable.

Os voy a copiar un pequeño texto que sale en el disco de Kepa, Bilbao 00:00h, creo que merece la pena para acercarnos más a su mundo.

Es la canción la que dibuja el alzado de la casa, la que pone los cimientos, la que abre ventanas grandes en las habitaciones, la que escoge el color de los ladrillos, la calidad del yeso. Y luego es la canción la que enciende el aire, y recorre el planeta. De isla a isla traza el primer círculo. De país a país la única palabra.

Musika da etxearen diseinua altxatzen duena. Zutarriak jartzen dituena. Geletan leiho handiak zabaltzen dituena. Adreiluen kolorea eta igeltsoaren kalitatea aukeratzen dituena. Gero kantak airea bizten eta planeta zeharkatzen du. Irlarik irla aurreneko zirkulua marrazten du. Herririk herri hitz bakarra.

Sin más me despido, esperando que os agrade este nuevo descubrimiento. Gracias a todos por comentar. ¡Que paséis buen resto de semana!

Versos y abrazos.

Comments (2)

Manu Chao

Vídeo de la canción Bongo bong/Je ne t’aime plus.

Aquí tenéis la letra (es fácil de entender): http://www.paroles.net/chansons/16723.htm

Manu Chao, como ya algunos sabrán, es de esos músicos que nunca han sido de un lugar en particular sino de muchos, algo que está siempre presente en sus canciones, tanto por la música como por el idioma, que puede cambiar en una misma canción.

Una canción, que tal vez no tiene una letra especialmente alegre pero, acompañada de la música, consigue tener un toque más fresco y sencillo… una buena manera de tomarse la vida.

¡Espero que os guste!

Comments (1)

Jacques Prévert

Et la fête continue

Debout devant le zinc
Sur le coup de dix heures
Un grand plombier zingueur
Habillé en dimanche et pourtant c’est lundi
Chante pour lui tout seul
Chante que c’est jeudi
Qu’il n’ira pas en classe
Que la guerre est finie
Et le travail aussi
Que la vie est si belle
Et les filles si jolies
Et titubant devant le zinc
Mais guidé par son fil à plomb
Il s’arrête pile devant le patron
Trois paysans passeront et vous paieront
Puis disparaît dans le soleil
Sans régler les consommations
Disparaît dans le soleil tout en continuant sa chanson

Y la fiesta continúa

De pie ante el mostrador de estaño
A eso de las diez de la mañana
Un corpulento plomero hojalatero
Vestido de domingo a pesar de ser lunes
Canta para sí mismo
Canta que es jueves
Que no irá a la escuela
Que la guerra se acabó
Y el trabajo también
Que la vida es muy bella
Y las muchachas muy lindas
Y después de trastabillar ante el mostrador de estaño
Pero siguiendo el hilo de su plomada
Se planta firmemente ante el patrón
Tres paisanos vendrán y os pagarán
Después se aleja bajo los rayos del sol
Sin liquidar el gasto
Se aleja bajo los rayos del sol sin dejar de cantar su canción.

Hoy os regalo uno de mis poemas preferidos de Jacques. He puesto la versión original por si alguno la prefiere; no es difícil de entender, porque el lenguaje es sencillo y el sentimiento que expresa, creo que lo hemos tenido todos alguna vez.

No es este el único poema en el que Prévert habla de la liberación del individuo, por decirlo de alguna manera. Personas que no aceptan una vida ya marcada, que se cansan, que cortan con todo lo impuesto, con toda autoridad y se sienten de repente libres, alegres.  Hay otro poema, El tiempo perdido, que habla de un obrero que se planta ante el sol y le dice algo así como, ‘Camarada, ¿no sería una estupidez regalarle un día como este al patrón?’

Este sentimiento liberador, que a menudo tenemos en lo más profundo de nosotros, muy bien escondido, Jacques consigue hacerlo renacer. Por eso me gusta. Espero que a vosotros también.

¡Versos y abrazos!

Comments (3)

Eduardo Galeano

Fragmento del discurso de inaguración de las jornadas ‘Chile crea‘ (Santiago de Chile, 1988)

‘Hemos venido desde diversos países, y estamos aquí, reunidos a la sombra generosa de Pablo Neruda: estamos aquí para acompañar al pueblo de Chile, que dice no.

También nosotros decimos no.

Nosotros decimos no al elogio del dinero y de la muerte. Decimos no a un sistema que pone precio a las cosas y a la gente, donde el que más tiene es el que más vale, y decimos no a un mundo que destina a las armas de guerra dos millones de dólares cada minuto, mientras cada minuto mata treinta niños por hambre o enfermedad curable. La bomba de neutrones que salva a las cosas y aniquila a la gente, es un perfecto símbolo de nuestro tiempo. Para el asesino sistema que convierte en objetivos militares a las estrellas de la noche, el ser humano no es más que un factor de producción y de consumo y un objeto de uso; el tiempo, no más que un recurso económico; y el planeta entero una fuente de renta que debe rendir hasta la última gota de su jugo. Se multiplica la pobreza para multiplicar la riqueza, y se multiplican las armas que custodian esa riqueza, riqueza de poquitos , y que mantienen a raya la pobreza de todos los demás, y también se multiplica, mientras tanto la soledad: nosotros decimos no a un sistema que no da de comer ni da de amar, que a muchos condena al hambre de comida y a muchos más al hambre de abrazos.

Decimos no a la mentira. La cultura dominante, que los grandes medios de comunicación irradian en escala universal, nos invita a confundir el mundo con un supermercados o una pista de carreras, donde el prójimo puede ser una mercancía o un competidor, pero jamás un hermano. Esa mentirosa cultura, que cursimente especula con el amor humano para arrancarle plusvalía, es en realidad una cultura del desvínculo: tiene por dioses a los ganadores, los exitosos dueños del dinero y el poder, y por héroes a los uniformados rambos que les cuidan las espaldas aplicando la Doctrina de seguridad Nacional. Por lo que dice y por lo que calla, la cultura dominante miente que la pobreza de los pobres no es un resultado de la riqueza de los ricos, sino que es hija de nadie, proviene de la oreja de una cabra o de la voluntad de Dios, que hizo a los pobres perezosos y burros. De la misma manera, la humillación de unos hombres por otros no tiene porqué motivar la solidaria indignación o el escándalo, porque pertenece al orden natural de las cosas: las dictaduras latinoamericanas, pongamos por caso, forman parte de nuestra exhuberante naturaleza y no del sistema imperialista del poder.

El desprecio traiciona la historia y mutila al mundo. Los poderosos fabricantes de opinión nos tratan como si no existiéramos, o como si fuéramos sombras bobas. La herencia colonial obliga al llamado Tercer mundo, habitado por gente de tercera categoría, a que acepte como propia la memoria de sus vencedores y a que compre la mentira ajena para usarla como si fuera la propia verdad. Nos premian la obediencia, nos castigan la inteligencia y nos desalientan la energía creadora. Somos opinados, pero no podemos ser opinadores. Tenemos derecho al eco, no a la voz, y los que mandan elogian nuestro talento de papagayos. Nosotros decimos no: nos negamos a aceptar esta mediocridad como destino.

Nosotros decimos no al miedo. No al miedo de decir, al miedo de hacer, al miedo de ser. El colonialismo visible prohibe decir, prohibe hacer, prohibe ser. El colonialismo invisible, más eficaz, nos convence de que no se puede decir, no se puede hacer, no se puede ser. El miedo se disfraza de realismo: para que la realidad no sea irreal, nos dicen los ideólogos de la impotencia, la moral ha de ser inmoral. Ante la indignidad, ante la miseria, ante la mentira, no tenemos más remedio que la resignación. Signados por la fatalidad, nacemos haraganes, irresponsables, violentos, tontos, pintorescos y condenados a la tutela militar. A lo sumo, podemos aspirar a convertirnos en prisioneros de buena conducta, capaces de pagar puntualmente los intereses de una descomunal deuda externa contraída para financiar el lujo que nos humilla y el garrote que nos golpea.

Y en este cuadro de cosas, nosotros decimos no a la neutralidad de la palabra humana. Decimos no a quienes nos invitan a lavarnos las manos ante las cotidianas crucifixiones que ocurren a nuestro alrededor. A la aburrida fascinación de un arte frío, indiferente, contemplador del espejo, preferimos un arte caliente, que celebra la aventura humana en el mundo y en ella participa, un arte irremediablemente enamorado y peleón. ¿Sería bella la belleza si no fuera justa?, Sería justa la justicia si no fuera bella?. Nosotros decimos no al divorcio de la belleza y de la justicia, porque decimos sí a su abrazo poderoso y fecundo.

Ocurre que decimos no, y diciendo no estamos diciendo .

Diciendo no a las dictaduras, y no a las dictaduras disfrazadas de democracias, nosotros estamos diciendo a la lucha por la democracia verdadera, que a nadie negará el pan ni la palabra y que será hermosa y peligrosa como un poema de Neruda o una canción de Violeta.’

Son casi las dos de la mañana, he recordado que Galeano tenía un discurso perfecto sobre la situación actual del mundo y he decidido regalároslo hoy. No voy a decir nada más, porque Galeano es de esos escritores a los que nada más se les puede añadir.

Sobran las palabras.

Versos y abrazos.

Comments (2)

Milan Kundera

”El tiempo humano no da vueltas en redondo, sino que sigue una trayectoria recta. Ese es el motivo por el cual el hombre no puede ser feliz, porque la felicidad es el deseo de repetir.”

Este es uno de los muchos pensamientos que Milan Kundera deja caer en el que es, sin duda alguna, su obra maestra: La insoportable levedad del ser. Publicada en 1984, nos cuenta la historia de Tomás y Teresa (básicamente), dos personas cuyas maneras de ver el amor son totalmente diferentes. También se tratan temas como el arte, la filosofía, o la invasión de Checoslovaquia por parte de Rusia. Uno de esos libros que merece la pena tener siempre en la estantería.

Pd: Se podría discutir mucho su frase, ¿verdad? Pero creo que merece la pena meditarla.

Pd2: Muchas gracias a todos los que os pasáis por aquí, es un gusto sentir que estáis cerca y que no escribo sólo para mi : )

¡Versos y abrazos!

Comments (5)

Gioconda Belli

Podríamos tener una discusión sobre el amor.
Yo te diría que amo la curiosa manera
en que tu cuerpo y mi cuerpo se conocen,
exploradores que renuevan
el más antiguo acto del conocimiento.
       
Diría que amo tu piel y que mi piel te ama,
que amo la escondida torre
que de repente se alza desafiante
y tiembla dentro de mí
buscando la mujer que anida
en lo más profundo de mi interior de hembra.
       
Diría también que amo tus ojos
que son limpios y que también me penetran
con vaho de ternura o de preguntas.
       
Diría que amo tu voz
sobre todo cuando decís poemas,
pero también cuando sonás serio,
tan preocupado por entender
este mundo tan ancho y tan ajeno.
       
Diría que amo encontrarte
y sentir dentro de mí
una mariposa presa
aleteándome en el estómago
y muchas ganas de reírme
de la pura alegría de que existes y estás,
de saber que te gustan las nubes
y el aire frío de los bosques de Matagalpa.
Podríamos discutir si es serio        
esto que te digo.
Si es una quemadura leve, de segundo,
tercer o primer grado.
Si hay o no que ponerle nombre a las cosas.
Yo sólo una simple frase afirmo
Te amo

Gioconda Belli es una de las principales exponentes de la poesía revolucionaria nicaragüense, siendo también una de las grandes renovadoras del lenguaje erótico en su país. En este poema, titulado Definición, curiosamente da la sensación de que lo único que evita Gioconda es definir el amor; ella lo describe, con un aire sencillo, cuenta cómo lo reconoce, pero no trata de ponerle nombre alguno.

Muchos (yo me incluyo) se sentirán completamente identificados con su manera de concebir el amor. Espero que les guste.

Pd: He incluido en Blogroll un nuevo link, acción poética, una fantástica iniciativa mexicana para acercar la poesía a todo el que pase por las calles de Monterrey.

¡Versos y abrazos!

Comments (5)

Antonio Orihuela

Cuando este año entres en clase
tira la escuadra y el cartabón.

Diles
que nada de esto sirve para nada
si se dejan robar sus sueños.

Y sigue
guardando bien guardado

el tuyo.

Este pequeño -pero gran- poema, sacado de la página web ‘Manual de lecturas rápidas para la supervivencia’ (a la derecha en Blogroll) es del poeta Antonio Orihuela, perteneciente a la llamada´(según wikipedia) Poesía de la conciencia, de carácter libertario (si de encasillar se trata).

Para mí, aunque ya no tengo que utilizar, por fortuna, ni la escuadra ni el cartabón, sigue significando mucho este poema. Aún queda un año de instituto, un año en el que todavía pueden robarme algún sueño. Los profesores, como los padres o la televisión, forman parte de esa ‘asociación’ dedicada a formarte, especialmente, para el mundo ‘real’, donde (al menos lo reconocen) todo es una mierda.

-No pongas los pies en la mesa, no es manera de sentarte-

-Quítate esos botines, están rotos. ¡Indecente!-

Son sólo ejemplos; frases que crean conciencias llenas de prejuicios. Ellos (aunque no todos) contribuyen al fracaso de la sociedad, esa sociedad preocupada por cosas banales. Antonio Orihuela nos muestra, en este pequeño poema, una manera de actuar frente esa gran ‘asociación’ que se dedica a suprimir todo lo que nos diferencie del resto; ser siempre nosotros mismos, y por supuesto, no dejar que nadie nos robe los sueños que tenemos (ni que los roben, ni que los compren).

¡Versos y abrazos!

Comments (5)

Older Posts »